Terapéutica inhalatoria
Novedades

Terapéutica inhalatoria.

Autor: Benito Martínez.

TERAPEUTICA INHALATORIA

     La usamos para administrar fármacos, básicamente broncodilatadores, con acción sobre la vía respiratoria, evitando en buena medida los efectos sistémicos indeseables que podrían acaecer si utilizamos otras vías. De esta manera en urgencias empleamos beta2adrenérgicos, anticolinérgicos y corticoesteroides; los productos disponibles son los que siguen :

 

Beta2adrenérgicos

Anticolinérgicos

Corticoides

 

Ventolín inhalador

Ventolín respirador

Terbasmín turbohaler

Terbasmín respirador

 

 

Atrovent inhalador

Atrovent respirador

 

 

Pulmicort turbohaler

Pulmicort respirador

 

     Como se puede ver hay más de una forma de presentación para algunos de los productos y tales formas son : inhaladores MDI (los clásicos), inhaladores de polvo seco y soluciones de fármacos para nebulización. A continuación se habla un poco de cada una de ellas y de su utilidad en urgencias.

INHALADORES  M.D.I.

     Son los inhaladores clásicos presurizados, que fueron los primeros de dosis media y fija por cada pulsación (MDI, metered dosis inhalator). Hoy por hoy si se utilizan sin "apoyos", se consideran poco útiles en el enfermo agudo. ¿Por qué?, por exigir una técnica de inhalación compleja  que, si tenemos en cuenta que en general no es bien ejecutada en condiciones normales, mucho menos se hará en una situación de apuro como es la que vive el enfermo agudo. Conclusión, en estos pacientes no debemos usar inhaladores MDI a manos libres.         

     ¿Hay alguna otra manera? Pues sí. ¿Cual? Utilizando una cámara espaciadora, que es una especie de botella con sendos orificios en cada extremo, uno en el "culo" al que se aplica el inhalador y otro, la boquilla, que tiene una válvula unidireccional que permite el flujo de la cámara hacia el paciente pero no al revés. ¿Qué conseguimos con la cámara?, que la niebla que se forma en su interior con cada pulsación pueda ser inhalada tranquilamente por el paciente sin necesidad de sincronización alguna, de forma que se reduce muchísimo el depósito inercial en la nasofaringe y, al no tener que sincronizar, el depósito gravitacional acaece finalmente donde tiene que ser, en la pequeña vía respiratoria.

     ¿Como usamos el inhalador MDI con la cámara?, pues conectamos el inhalador a ésta y el paciente los morros a la boquilla y damos una pulsación; no haremos la segunda pulsación hasta que el paciente no haya completado 4-5 inhalaciones. ¿Cuantas inhalaciones hacer?, no hay problema, las que mande el médico; recordemos que 5 pulsaciones correctamente administradas con cámara son equivalentes a 1 ml de solución para nebulización. Es importante recordar en este sentido que múltiples estudios han demostrado igual eficacia de broncodilatadores administrados con MDI y cámara espaciadora frente a su empleo nebulizados, con la ventaja de no necesitar fuente de O2 y de ser bastante más baratos. Probablemente se debiera el uso de la cámara espaciadora hoy día muy abandonado a favor de las nebulizaciones.

INHALADORES DE POLVO SECO

     Muy sencillos de emplear por el paciente, pues eliminan la necesidad de sincronizar la inspiración y la pulsación. Ahora bien, el paciente debe tener un flujo inspiratorio mínimo para poder arrastrar el polvo eficazmente y, por tanto, no tienen sentido en el enfermo agudo grave. Un factor limitante a tener en cuenta es el precio varias veces más alto que un inhalador MDI.

SOLUCIONES PARA NEBULIZACION

     La manera empleada por nosotros para lograr la nebulización consiste en hacer pasar un flujo alto de oxígeno a través de la solución de fármaco específica para nebulización. Para ello recurrimos a unas mascarillas en las que el O2 entra a través de un pocillo en el que hemos depositado la solución de fármaco y 2-3 ml de salino que favorece la nebulización. El flujo de O2 debe ser alto, mínimo de 8 l/m, y debemos comprobar que se forma la nube del broncodilatador aerosolizado dentra de la mascarilla; durante esteb tiempo el paciente ha de estar ligeramente incorporado.

     Con este sistema podemos administrar dos fármacos de forma simultánea y, lógicamente, no es precisa colaboración alguna por parte del paciente.    

política de cookies.