Enferurg.com

Artículos   

   

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN : ALERGIA AL LÁTEX 

M.J. Cortés Gómez, M.A. Girbés Calvo, R.A. Penades Antolín 

 

RESUMEN

     El látex, es un producto que por su resistencia y elasticidad es ampliamente utilizado en el medio hospitalario.

     Como consecuencia de la utilización y manipulación del látex, surge una patología compleja que afecta de forma preferente a los más expuestos, el personal sanitario y al usuario, con manifestaciones alérgicas muy graves, que pueden ser letales. 

     Surge la necesidad de proporcionar una guía para el manejo seguro del paciente con conocimiento o sospecha de alergia al látex, mediante la elaboración, adecuación, e implantación de un protocolo de actuación, que nos ayude a establecer un orden de actuación: rápido y eficaz, optimizando los recursos con que contamos y que nos ofrece la propia infraestructura hospitalaria, que permita sustituir los objetos de látex, por otros de distinto material, proporcionando a estos pacientes un ambiente razonablemente seguro. 

     Al mismo tiempo, educar a los trabajadores, para un diagnostico precoz de la enfermedad, y para medir la efectividad del protocolo de actuación. Educar al paciente y/o familiares, mediante folletos, de las precauciones y autocuidados que se debe tomar en la vidad cotidiana, fuera del ambito hospitalario..

INTRODUCCIÓN

     Hemos utilizado un método descriptivo de la elaboración e implantación de un protocolo de actuación, mediante, educación de los trabajadores sanitarios y el desarrollo del protocolo de actuación. Para lograr la coordinación de modos de trabajo, y así que la atención que recibe el paciente alérgico al látex en cualquiera de los entornos en los que se pueda encontrar sea similar, lográndose así potenciar también la eficiencia del trabajo de cada equipo; se evitan redundancias u omisiones; se facilita la comunicación; y se estandarizan criterios para toda toma de decisiones.

EDUCACIÓN SANITARIA

     El látex o caucho natural, es un producto vegetal procesado, que se obtiene a partir del jugo lechoso del árbol Hevea brasiliensis.

     La savia lechosa es tratada con amoníaco para evitar la coagulación, centrifugada para eliminar el agua, calentada (vulcanizada) para darle elasticidad, formando puentes cruzados de azufre entre los monómeros naturales que alcanzan una concentración del 93-95% con hasta un 1.7 % de proteínas, que son las responsables de las alergias al látex. Muchos son los aditivos (grupos de Thiuram, Mercapto, Naftil y Carba) que se utilizan para su industrialización pudiendo actuar como haptenos que son hidrosolubles y al contacto con mucosas húmedas o en contacto directo con los tejidos penetran en el organismo.

     La alergia al látex, se puede producir por dos mecanismos inmunológicos distintos: 

1. Hipersensibilidad tipo I: Mediada por anticuerpos de clase IgE.

     Se produce frente a las proteínas alérgicas del látex, y da lugar a una respuesta inmediata, entre unos minutos a unas horas tras la exposición.

     La sintomatología puede ser urticaria de contacto, urticaria generalizada y/o angioedema, rinoconjuntivitis, asma y shock anafiláctico.

     Se inicia al unirse un antígeno(Ag) al anticuerpo(AC) IgE. Se requiere de una exposición previa al antígeno o a una sustancia de estructura similar para producir la sensibilización, lo que a veces es desconocido por el paciente. Al ocurrir la reexposición al Ag, éste se une al sitio de unión (Fab) de 2 moléculas de IgE inmunoespecíficas que a su vez se encuentran unidas a través de su fragmento Fc a la superficie de mastocitos y basófilos determinando la liberación de ellos de histamina y factores quimiotácticos de anafilaxis. Los mediadores preformados son liberados en un proceso dependiente de calcio y energía. Mediadores químicos de anafilaxia son: Histamina, Factores quimiotácticos de anafilaxia, Leucotrienos, Prostaglandinas, Kininas.

2. Hipersensibilidad tipo IV: Mediada por células.

     Se desarrolla fundamentalmente a los aditivos químicos que se utilizan en el procesamiento del látex, aunque también la puede producir las propias proteínas del látex. Los síntomas aparecen entre 6 y 48 horas tras la exposición, fundamentalmente en un eccema o dermatitis de contacto.

     Estas reacciones son consecuencia de la interacción de linfocitos sensibilizados con Ag específicos. No participan AC ni complemento. Son predominantemente de carácter mononuclear. La unión del Ag al linfocito T sensibilizado, determina síntesis de linfokimas, proliferación de linfocitos y generación de células T citotóxicas, las que estimulan la migración de macrófagos y otros leucocitos MN y PMN al sitio de inflamación. 

     Las manifestaciones clínicas, se deben a la exposición, por vía cutánea, mucosa o parenteral, a un producto de caucho natural, cuyos antígenos a su vez pueden transferirse por contacto directo o por vía aérea, siendo a menudo difícil distinguir la contribución relativa a los síntomas de una u otra.

     Los signos y síntomas, que suelen presentar los pacientes alérgicos, al contacto con látex, pueden ser localizados o generalizados, consistiendo en cualquier combinación de: urticaria local/regional/generalizada, angioedema, rinitis, conjuntivitis, asma y/o shock anafiláctico. 

     El inicio de los síntomas, tiene lugar desde escasos minutos, hasta una hora tras la exposición. La exposición directa mucosa o parenteral, conlleva el mayor riesgo de anafilaxia.

  1. Urticaria de contacto: La piel, es el órgano implicado con más frecuencia, en las reacciones alérgicas al látex, presumiblemente por la exposición cutánea frecuente y prolongada a sus alergenos. El prurito, suele comenzar a los 5 minutos después del contacto con algún producto de látex, y la erupción persiste entre 30-60 minutos, después de cesar el contacto, la reacción suele estar localizada en la zona de contacto, pero en ocasiones se observa una extensión local o regional.

  2. Síntomas respiratorios: Las manifestaciones agudas de rinitis, conjuntivitis y /o asma bronquial, pueden formar parte de una reacción sistémica anafiláctica, inducida por el látex, o bien ocurrir como resultado de la inhalación del alérgeno.

  3. Manifestaciones sistémicas: Manifestaciones clínicas como, el angioedema, la urticaria generalizada o el shock anafiláctico debidos a alergia al látex, pueden ocurrir en diversas circunstancias, la mayoría de ocasiones se trata de maniobras ginecológicas u obstétricas, intervenciones con anestesia general, enemas baritados o manométricas rectales, vendajes elásticos... La anafilaxia por látex, se caracteriza por la aparición de prurito, urticaria, rinoconjuntivitis, angioedema, dificultad respiratoria e hipotensión, inmediatas tras el contacto con el alérgeno, pudiendo ocurrir tras la exposición a través de cualquier vía.

  4. Dermatitis: Se produce como lesión un eritema pruriginoso, que puede acompañarse de lesiones exudativas, descamación y liquenificación. 

    • Dermatitis irritativa: No mediada por mecanismo inmunológico alguno, común en trabajadores expuestos a un contacto prolongado.

    • Dermatitis proteica: Por alergia a las proteínas del látex, cursa con una combinación de alergia inmediata y alergia tardía, caracterizándose por su cronicidad con episodios de intensa reagudización, tras contactar el paciente con sustancias de elevado contenido proteico a las que se encuentra sensibilizado. 

    • Dermatitis de contacto: Lesiones eczematosas, que aparecen en personas previamente sensibilizadas, entre 12 y 48 horas tras el contacto, y que desaparecen tras cesar su uso.

  5. Otras manifestaciones clínicas: La sensibilización al látex, puede manifestarse como alergia alimentaría, por reactividad cruzada con  frutas (al ser de origen vegetal las frutas comparten con el látex savia y proteínas o antígenos comunes).

Las alergias a frutas más frecuentes son a aguacate, castaña, kiwi, plátano, papaya, higo, nuez y frutas rosáceas, variando las manifestaciones, desde síndromes orales, hasta anafilaxia sistémica. Por ello, debe descartarse sensibilización al látex en pacientes alérgicos a estas frutas, mediante historia clínica dirigida y prueba cutánea (prick-test). 

También, los antígenos de látex se mezclan con alimentos, y pueden ocasionar reacciones anafilácticas por ingestión, comportándose en este caso como, alergenos alimentarios ocultos.

ALERGIA AL LÁTEX EN PACIENTES QUIRÚRGICOS:

     Las reacciones alérgicas intraoperatorias son raras (1/5000 a 1/25000) pero tienen un alto índice de mortalidad. 

     Las reacciones presentan un amplio rango que van desde formas mínimas hasta el colapso vascular que se reconocen por una combinación de síntomas:

  • érmicos: urticaria, edema perioral y periorbital, angioedema de lengua, úvula y orofaringe. 

  • Respiratorios: broncoespasmo (sibilancias), edema laríngeo (estridor) y edema pulmonar (estertores, hipoxemia).

  • Cardiovasculares: hipotensión, taquicardia, hipertensión pulmonar.

     En el paciente anestesiado el cuadro más común es el colapso vascular, reflejando vasodilatación periférica y exudado capilar, con disminución del retorno venoso.

     Durante la anestesia general los pacientes pueden tener alterada la respuesta simpática ante un shock anafiláctico, por ejemplo, menor taquicardia en respuesta a la hipotensión.

GRUPOS DE RIESGO 

  1. Historia previa de contacto con látex por múltiples cirugías:

    • Pacientes con espina bífida y pacientes con malformación genito-urinaria. (repetidas cateterizaciones de vejiga, contacto con mucosas).

  2. Historia de anafilaxia perioperatoria no filiada. Todo paciente con historia de anafilaxia intraoperatoria es sospechoso de alergia al látex.

  3. Exposición profesional: Personal sanitario, trabajadores del caucho, peluquería, manipuladores de alimentos, amas de casa.

  4. Pacientes con historias de reacciones frente aciertas frutas.

  5. Atópicos.

IDENTIFICACIÓN DE LOS GRUPOS DE RIESGO:

A. -Historia clínica:

     El dato más importante es, la pertenencia a uno de los grupos de riesgo.

     Todos los pacientes deben ser interrogados acerca de posibles reacciones inmediatas al contacto con productos de látex (guantes, preservativos..). En niños, es característico el angioedema peribucal en relación inmediata con inflar globos. También hay que considerar como sugestivo los antecedentes de anafilaxia intraoperatoria o de anafilaxia en el transcurso de exploraciones con guantes o sondas de látex. 

     Ante la sospecha clínica de alergia al látex, se debe remitir al paciente a un especialista de alergia, quien se encargara de realizar el estudio correspondiente.

B. -Pruebas cutáneas:

     Prueba cutánea prick-test: Es el test más común, mediante una aguja estrecha se atraviesa la piel, de forma poco profunda, y se realiza un habón con el antígeno diluido.

     Tiene buena sensibilidad y especificidad, pero la concentración de la solución alergénica es importante para reducir el número de falsos negativos.

C. -Pruebas de laboratorio:

     Los métodos in vitro son en general más caros y lentos que la prueba cutánea.

     El RAST, es la prueba realizada, y aunque es menos sensible, no existe el riesgo de reacción anafiláctica.

D. -Pruebas de provocación:

     La provocación con látex, esta indicada en caso de discordancia entre la historia clínica y los métodos complementarios.

     Los test inmunológicos no son infalibles en el caso del látex, ya que diferentes proteínas han sido descritas como causante del cuadro.

     Debido a la existencia de falsos negativos, pacientes con una alta sospecha de alergia deberían ser tratados en un ambiente libre de látex, incluso si los test inmunológicos indican reacción negativa. Esto no es solo un manejo prudente del riesgo , sino que una historia cuidadosa junto con un conocimiento de los grupos de riesgo, ha mostrado ser el mejor test-screening. Identificar los pacientes de alto riesgo es esencial para minimizar riesgos y mejorar la seguridad del paciente.

INFORMACIÓN PARA EL PACIENTE.

  • El paciente llevará una identificación en una chapa, tarjeta sanitaria o informe médico.

  • Se informará al personal sanitario ante cualquier exploración médica.

  • En el medio extrahospitalario se debe comprobar siempre el etiquetado de los productos.

  • Disposición permanente de antihistamínicos y un autoinyectable de adrenalina.

    • Folleto informativo, elaborado por el Servicio de Alergología del Hospital de la Ribera.

  • ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE ALÉRGICOS AL LÁTEX:
    C/ Sánchez Alonso, 4 Bajo C 28820 Coslada (Madrid)
    Teléfono y fax: 916741323 Correo Electrónico: aedaal@yahoo.es
    www.aeal.cjb.net

DESCRIPCIÓN DEL PROTOCOLO DE ACTUACIÓN PROTOCOLO DE ACTUACIÓN

     Cualquier persona alérgica al látex, será identificada en la historia clínica.

     Dos, son las vías por las que un paciente puede acceder a realizarse cualquier procedimiento en el hospital, urgencias o consultas externas. En ellas, mediante la entrevista, es donde debe identificarse si pertenece a algún grupo de riesgo, y hacerlo constar en la historia clínica. La anamnesis sobre posible alergia al látex debería ser realizada de rutina por médicos, el diagnostico lo confirma el alergólogo mediante la realización de pruebas “in vivo” e “in vitro”. 

     En la historia, deberá aparecer en el apartado de alergias, así ante cualquier procedimiento clínico que se le vaya a realizar constara que nos encontramos ante un paciente alérgico al látex, o que se encuentra dentro de un grupo de riesgo, por lo que el personal sanitario podrá preparar un ambiente lo más razonable libre de látex. 

  • La identificación del paciente, como perteneciente a un grupo de riesgo, se realizará en urgencias o consultas externas, indicándolo en la historia y remitiéndolo a la consulta de alergología.

  • Las normas a seguir en cualquier servicio, serán las mismas:

    • MANTENER UN AMBIENTE LIBRE DE LÁTEX, PARA LOS ALÉRGICOS.

    • ALTA VIGILANCIA PARA LOS PACIENTES PERTENECIENTES ALGÚN GRUPO DE RIESGO, SIN QUE HAYA SIDO DEMOSTRADA SU ALERGIA Y PARA EL CUAL NO SE HAN TOMADO MEDIDAS ESPECÍFICAS.

NORMAS GENERALES:

  1. Asegurarse un conocimiento por todo el personal en contacto con el paciente.

  2. Adjudicar una habitación individual, no ocupada al menos durante 2 horas, así se reduce el nivel de Ag del látex en la atmósfera.

  3. Quirúrgico: Colocar al paciente el primero del parte o en un quirófano no ocupado durante las 2 últimas horas.

  4. Eliminar todos los artículos que contengan látex y sustituirlos por un grupo libre de látex.

  5. Existen colchones de no látex en el hospital, o utilizar uno de espuma cubierto con sabana de algodón.

  6. Los transfers deberán ser cubiertos con sábanas de algodón.

  7. Avisos claros y visibles en la puerta de la habitación y/o quirófano.

  8. Asegurarse de que no haya un contacto directo del enfermo con el látex. Consultar listados del material.

  9. No inyectar o cargar a través de tapones de goma, utilizar ampollas de vidrio.

  10. Cargar toda la medicación en jeringas libres de látex.

  11. Localizar el set libre de látex, para reanimación: urgencias, uci y quirófano tienen uno, y hospitalización dos. Reponer adecuadamente si se utiliza.

     Paciente quirúrgico: No esta probada la efectividad prequirúrgica de bloqueadores H1, H2 y corticoides, solo estarían indicados cuando se acompañan de un quirófano libre de látex. 

     En el protocolo se adjuntan, listados del material existente en el hospital, para facilitar la sustitución del mismo: 

  1. Listado de equipos libre de látex

  2. Listado de equipos con látex que deben evitarse

  3. Listado de equipos con látex que pueden ser utilizados con modificaciones.

  4. Set libre de látex para reanimación.

REGISTRO :

     Se registrara el que un paciente sea alérgico en la historia clínica, en nuestro hospital se utiliza un sistema de registro informático, en el cual cuando se accede a la historia de cualquier paciente, si a este se le ha diagnosticado algún tipo de alergia, al indicar antecedentes o patologías el mismo programa te lo indica.

CONCLUSIÓN

     La alergia al látex, constituye hoy en día un problema médico importante, que afecta cada vez a un mayor número de pacientes.

     Actualmente no existe un tratamiento definitivo, la única medida es la prevención:

  • Prevención primaria: Para los pacientes de riesgo, sin alergia demostrada. En las intervenciones quirúrgicas y medicas, se debe evitar el contacto de las mucosas con objetos de látex. Y para pacientes de riesgo que no están sensibilizados, se debe evitar la exposición al látex desde el nacimiento en niños con espina bífida o en alteraciones en las que se prevé múltiples intervenciones o procedimientos médicos invasivos.

  • Prevención secundaria: Para los pacientes que ya son alérgicos. Deben evitar el contacto con látex en cualquier situación .

BIBLIOGRAFÍA

  • Carlos blanco guerra, Santiago Quirce Gancedo, Alergia al láte x, mra ediciones, año 2002.
  • Alergia al látex un riesgo quirúrgico, ttp://www.aaiba.com.ar/libro/- private.htm.
  • http://www.aclaic.org/enfm_latex.htm.
  • Hamid RKA. Alergia al látex, diagnostico, manejo y equipamiento seguro. Cursos de actualización en Anesteiología ASA_FAAA. Vol.XXIV. Lippincott. Raven.1996, cap.7.
  • J. Alergia al látex en anestesiología. Rev. Esp. Anestesiol. Reanimación, 1995; 42; 169:174.

 

Principal

Artículos